8 Tips para niños más difíciles

¿Tu hijo está en la edad en donde solo quiere comer “comida chatarra”? ¿O prefiere jugar con la comida en vez de comerla? En Nutribienestar sabemos que las preferencias alimentarias de tus hijos eventualmente madurarán, mientras esto pasa te acompañaremos en esta fase y queremos que consideres estos 8 Tips para los niños más difíciles.

1 Respeta el apetito de tu hijo (o la falta de el)

No siempre tu hijo tendrá hambre, lo mejor es no forzarlo a comer. Tampoco es buena idea obligarlo o “sobornarlo” con comer ciertos alimentos o comerse todo lo que hay en el plato. Esto solo podría generar una lucha (de no acabar) por el poder al momento de comer. Además de esto la hora de alimentarse podría ser asociada por tu hijo con ansiedad y frustración o podría evitar sus propias señales de hambre. La mejor idea es servir porciones pequeñas para evitar que tu hijo se asuste de ver tanta comida y se llene sin haber comido nada.

2 Apégate a la rutina

Sirve las comidas y snacks a la misma hora todos los días. Si tu hijo se acostumbra a comer a destiempo es posible que ya no pueda hacerlo al momento de las “3 comidas importantes”.

3 Sé paciente con los nuevos alimentos

Los niños más pequeños actúan diferente a los nuevos alimentos, por lo general los tocan, huelen y hasta juegan con ellos. Es posible que tu hijo necesite repetidas ocasiones exposición al nuevo alimento antes de que se decida realmente a comer el primer bocado. Los expertos recomiendan promover que los niños hablen sobre el color, la forma el aroma y la textura de un alimento y no sobre su sabor. Otra buena idea es servir los nuevos alimentos junto a las comidas favoritas para que asocien lo nuevo con lo que ya conocen y prefieren.

4 Hazlo divertido

Los colores brillantes al ser llamativos sirven para que los niños se animen a probar nuevos sabores. Corta los alimentos en varias formas con cortadores de galletas.

5 Recluta a tu hijo para que te ayude

Cuando hagas las compras en el supermercado, pídele a tu hijo que te ayude a seleccionar las frutas, verduras y otros alimentos. No compres nada que no quieras que tu hijo coma. Al momento de hacer las comidas, anima a tu hijo a ser parte activa y de esta forma se convertirá en un gran aliado.

6 Da un buen ejemplo

Si tu hijo ve que comes una gran variedad de alimentos saludables, existe una buena probabilidad de que eventualmente siga el ejemplo.

7 Minimiza las distracciones

Para que tu hijo se concentre en comer, podrías apagar el Televisor u otros dispositivos durante las comidas. Ten en cuenta que hoy en día la publicidad (Televisión o Internet) está cargada de productos poco nutritivos.

8 No des postre como Recompensa

Usar el postre como una recompensa da un mensaje equivocado de que el postre es el mejor alimento y solo va a comer (sin mostrar resistencia) cuando haya postre. Te recomendamos elegir uno o dos días como “días de postre” en alguna de las comidas, o redefinir el concepto de postre, puedes usar frutas, yogurt entre otras opciones saludables.